966 713 086

Miguel Presidente:
603084359

Miguel Angel Vicepresidente:
603085651

Barreto Tesorero:
603083890

Mª Teresa Secretaria:
619230185

Historia Tiro Olímpico en España




Los antecedentes históricos, en cuanto a la aparición del Tiro como deporte en España, se remontan a la segunda mitad del siglo pasado. El 6 de junio de 1900 tuvo lugar, en la Sala del Maestro de Armas D. León Brontin, la firma del Acta Fundacional. Sus primeros Estatutos, que fueron gestados en el Ateneo de Madrid, fueron oficialmente autorizados por Real Orden de 22 de junio del mismo año. Entre sus fundadores figuraban personalidades civiles y militares de gran prestigio, tales como D. Alberto Aguilera y García, D. José María Gil Robles y Quiñones, D. Julián y D. Pío Suárez Inclán, D. Agustín Luque y Coca, etc.
Don julián SuárezNo es extraño que teniendo en cuenta estos orígenes, los presidentes de esta Federación, desde su fundación en 1900 hasta el año 1969, fueron ilustres oficiales generales del Ejército Español, y que figuraran como Presidentes de Honor S.M. La Reina Dª Mª Cristina, S. M. El Rey D. Alfonso XIII y en la actualidad, es S. M. El Rey, D. Juan Carlos I, que presidió el 17 de julio de 1998, en Mollet del Vallès (Barcelona), el acto de inauguración del 47 Campeonato del Mundo de Tiro, precisamente el primer acto oficial de Su Majestad, horas después que fuera anunciado el nacimiento de su primer nieto.

La Real Federación Española de Tiro Olímpico, no sólo no reniega de sus principios sino que se siente orgullosa de ellos.El tiro nace como "deporte civil " con motivo del movimiento olímpico iniciado en los últimos años del siglo XIX. Desde 1896 en el mundo se habla de deporte con motivo de los primeros Juegos de la Segunda Época. El Barón Pierre de Coubertin ya en 1886 incluyó en un proyecto de reforma de la enseñanza el lugar que debía ocupar el Deporte; en 1886 se fundó la "Unión de Sociedades de Tiro de Francia"; en 1888 creó un "Comité para la preparación de ejercicios físicos en la educación", en 1892 ya existía la "Unión de Asociaciones Francesas de Deportes Atléticos" y en este mismo año Coubertin propuso en París, en el Gran Anfiteatro de la Sorbonne, "el restablecimiento de los Juegos Olímpicos". El 23 de junio de 1894, con participación extranjera fue aprobada su propuesta y se constituyó el Comité Olímpico Internacional; en 1896 se celebraron ya los primeros Juegos en Atenas, con participación del Deporte del Tiro. En 1900 se celebraron los segundos en París y el mayor número de atletas lo aportó el Tiro. No hay que olvidar que Coubertin era francés y Campeón de Tiro de Francia.

Como la gran mayoría de los deportes, los antecedentes del Tiro Olímpico, hay que buscarlos como consecuencia de la aplicación civil de tácticas y ejercicios militares.

El primer antecedente del Estado-Deportista en nuestro país, parece ser una proposición de Ley del 10 de julio de 1879 de varios Diputados, defendida por el Ministro D. Manuel Becerra en 1881 y sancionada por el rey D. Alfonso XII el 9 de marzo de 1884; esta Ley que tuvo cuatro años de gestación, creaba la Escuela Central de Gimnasia. Era la primera vez que el Estado hablaba de Deporte.

La segunda propuesta se hizo por D. José Antonio Elola-Olaso, Delegado Nacional de Educación Física y Deportes, que consideraba "la Educación Física y Deportiva como necesidad pública que el Estado reconoce y garantiza como derecho de todos los españoles". Se convirtió en la Ley 67/1961 de 23 de diciembre, antecedente en este aspecto del Artículo 43.3 de nuestra Constitución.

A continuación, en la Asamblea General del Deporte celebrada en Madrid en diciembre de 1977 y entre borradores, acuerdo del Consejo de Ministros, publicación del Proyecto, enmiendas y Comisiones, y trámites parlamentarios, apareció la Ley 13/ 1980 de 31 de marzo, sancionada por S. M. El Rey D. Juan Carlos I. La vigente, es la Ley 10/1990 de 15 de octubre.

Refiriéndonos al deporte del Tiro, podemos establecer tres etapas. La primera, que va desde su fundación hasta nuestra Guerra Civil. Una segunda, que se inicia pasado este grave acontecimiento, en la que se produjo la natural confusión, porque la concesión de licencias estaba en régimen provincial no centralizado, y se dieron muchos casos de extravío por destrucción, robos, adquisiciones no documentadas, etc., hasta que vino a poner orden con disposiciones transitorias intermedias, el segundo Reglamento que se aprobó por Decreto de 27 de Diciembre de 1944 y que tantos años estuvo en vigor. Este Reglamento puntualizó más la amplitud del de 1935 y denominó Licencia tipo "C" la correspondiente a los socios de la entonces Federación del Tiro Nacional de España, que amparaba las "armas que la Federación considere precisamente como de concurso". Autorizaba por cada Licencia cinco armas cortas y cinco rayadas y, en algunos casos, se podían aumentar las de una u otra clase, siempre que su número no excediese de diez.

También autorizaba la posesión de armas a la Federación para uso de sus afiliados. La Licencia "C" en algunas ocasiones careció de impresos. La Federación Española no puede olvidar a los tiradores que en 1935, pusieron la primera piedra con la inclusión de nuestra Licencia Especial en el Reglamento de Armas a pesar de las dificultades que siempre se nos han puesto y que desgraciadamente siguen con carácter permanente debido, especialmente, al desconocimiento por parte de los legisladores de lo que es el Deporte del Tiro.

Nuestra "segunda época" empieza en la década de los años 40. Por citar una opinión autorizada, hago referencia a un artículo de la Revista TIRO que empezó a publicarse en enero de 1950 como Boletín de Información de la Federación Española de Tiro al Plato, pero que a partir del mes de octubre, anunciaron que compartirían su contenido con el Tiro Nacional y el Tiro con Arco. Es la primera vez en la historia que se produce una unión, aunque sola sea a estos efectos de la Revista oficial, entre las Federaciones de Plato y Tiro Nacional (hoy Tiro de Precisión).

En la década de los 40, los polígonos de tiro habían sido ocupados durante la Guerra, en ambas zonas combatientes y, naturalmente, ni se parecían a su imagen anterior. Se convirtieron en dependencias militares y se modificaron las instalaciones para tirar con fusil y en algunas, con ametralladora e incluso mortero. Y lo que fue peor: pusieron unas garitas con centinelas en donde los socios del Tiro no tenían nada que decir. Al terminar la Guerra, se quedaron los centinelas.

Es curioso que el Tiro Nacional, tan antiguo, tardó bastante en recuperarse en la post-guerra. Hubo un efecto psicológico: la gente estaba cansada de balas y sin embargo tenía "hambre" de escopeta y el Tiro al Plato se desenvolvió aquellos años con mayor rapidez porque también se reanudaron las relaciones sociales, especialmente entre la gente joven, de ambos sexos. Y los Clubes de Plato proliferaron.

En 1950, la UIT concedió a la Federación Española la celebración del Campeonato de Europa Amateur de Tiro al Plato. La primera salida oficial que hicieron los tiradores de escopeta al extranjero fue al Campeonato de Tiro al Plato en Francia, celebrado en París. Representó a España el tirador Jorge Bas que se clasificó en segundo lugar, igualando el récord de Europa. En Cantoblanco, Madrid se celebró el "Memorial Arturo Fernández Iglesias", fundador del veterano Club de este nombre. El acontecimiento más importante de 1950 fue el "Campeonato Internacional del Mundo" de Plato y similares.

La Real Federación Española de Tiro Olímpico tiene como competencia la defensa y promoción del deporte federado de ámbito estatal. Representa a nuestro deporte ante las federaciones internacionales así como en las actividades y competiciones que estas organizan celebradas dentro y fuera del territorio español y es el único representante del Tiro Deportivo ante los organismos administrativos y deportivos del estado Español, actuando como interlocutor ante los mismos en representación de las Federaciones Autonómicas.

Durante 1998 en España han sido emitidas 56.000 licencias por las diecisiete Federaciones Autonómicas. Son aproximadamente 500 clubes a nivel nacional, 900 técnicos y jueces-árbitros y unas 600 instalaciones en las que puede practicarse este deporte en España, si bien en general, deberían llevarse a cabo reformas importantes en las mismas, sobre todo en los sistemas de blancos electrónicos y clasificación, adaptados a las normas recomendadas por la Federación Internacional de Tiro Deportivo. La instalación más moderna, se encuentra en la ciudad de Mollet del Vallès (Barcelona). Se construyó en 1992, con motivo de los XXV Juegos Olímpicos y cuenta con canchas para todas las modalidades de plato y precisión, excepto fusil 300 m.

Anualmente, se llevan a cabo competiciones de escopeta, carabina, fusil y pistola, organizadas por la Federación Española, en las que pueden participar los deportistas que tengan licencia de la Federación Autonómica donde tienen fijada su residencia y licencia de la Federación Española. Estas competiciones son los Campeonatos de España, Copas de SS. MM. El Rey y La Reina, S. A. R. El Príncipe de Asturias y Copa Presidente.

Las especialidades que abarca la Federación son: Tiro al Plato, Tiro de Precisión (modalidades olímpicas y deportivas) y Armas Históricas, Recorridos de Tiro (IPSC), y Alta Precisión (Bench-Rest). En la actualidad se contempla la incorporación de nuevas especialidades, que son una realidad en el mundo y que una vez superadas las dificultades tanto legales como técnicas, serán una realidad inmediata en España.

La Real Federación Española de Tiro Olímpico está regida por una Asamblea compuesta por 75 miembros, que son elegidos cada cuatro años en un proceso electoral en el que participan deportistas, técnicos, jueces-árbitros y clubes. Una Junta Directiva y la Comisión Delegada de la Asamblea General.

La Asamblea General elige y vota democráticamente al Presidente, por un periodo de cuatro años.La Mutualidad General Deportiva que cubre los accidentes y asistencia médica de nuestros deportistas, considera a la Federación Española como de mínimo riesgo, es decir, como las federaciones de Petanca, Ajedrez, o Colombicultura, etc, lo que da idea del sentido de responsabilidad de sus tiradores y la seguridad en los polígonos de tiro.

En 1992, tuvieron lugar en Barcelona los Juegos Olímpicos, en los que el Tiro tuvo una relevante presencia. Al año siguiente, se celebró un Campeonato del Mundo de Tiro al Plato, y en 1994, una Copa del Mundo de Precisión.

En el año 1998, estas instalaciones acogieron al Campeonato del Mundo para todas las modalidades de tiro, excepto fusil 300 m, que se llevó a cabo en Zaragoza. Este Gran Mundial, que tiene lugar cada cuatro años, supuso un gran esfuerzo humano y económico para la Real Federación Española, que tuvo que planificar, dirigir y coordinar, incluidos alojamientos, transportes, organización, jurados internacionales y arbitrajes, la actividad de los 2.500 participantes. Todo ello, por sus propios medios.

El éxito deportivo fue total: 100 países representados, 11 récords del Mundo batidos y 4 se igualaron. España logró situarse en el octavo lugar, con un total de 8 medallas individuales y por equipos, destacando la actuación de los tiradores más jóvenes. De las medallas conseguidas por el Tiro Español, en Juegos Olímpicos han sido: Año 1900 - París - Escopeta - D. PedroPidal y Bernardo de Quirós - Medalla de Plata Año 1951 - Helsinki - Pistola Libre - Angel León - Medalla de Plata Año 1988 - Seúl - Escopeta - Jorge Guardiola - Medalla de Bronce Año 2004 - Atenas - Escopeta - Maria Quintanal - Medalla de Plata. El Tiro ha proporcionado a España, al margen de estas cuatro medallas y dieciséis diplomas olímpicos, y numerosos Campeonatos de Europa y del Mundo, obtenidos por nuestros tiradores en las diferentes modalidades.

.::Subir::.